El juez que liquida la firma Cofrusa de Mula la vende por un euro a otra conservera

Imagen de archivo de las instalaciones de la conservera. /J.L. Piñero
Imagen de archivo de las instalaciones de la conservera. / J.L. PIÑERO

El magistrado sostiene en su auto que es la única oportunidad de que la empresa se pueda volver a poner en marcha y a dar trabajo en la comarca

JOSÉ LUIS PIÑERO y RICARDO FERNÁNDEZ 

La compañía Cofrusa (Conservas y Frutas SA) ya tiene nuevo dueño. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia, Francisco Cano, ha acordado que todos los activos de esta firma sean vendidos por un euro a otra empresa del sector, que era la única que había presentado una oferta para hacerse con las instalaciones de la que fue, años atrás, uno de los grandes mascarones de proa de la industria conservera en la Región. La decisión ha sido adoptada dentro del plan de liquidación de la mercantil, que el administrador concursal presentó el pasado mes de enero en el juzgado y que fue aprobado por este.

La compañía Cofrusa entró en concurso de acreedores hace casi una década, después de un largo periodo de dificultades económicas que se tradujeron en la destrucción de cientos de puestos de trabajo. Esta situación supuso un auténtico drama para muchas familias de la comarca del Río Mula, que vivían del empleo que generaba esa planta conservera.

El pasado enero se entró en el proceso de liquidación de la mercantil y unos meses más tarde, en julio, el administrador concursal informó de que solo había recibido una oferta: la presentada por la firma Frutas y Conservas 1969 SL (Fruconsa), por el precio de un euro y la asunción de las obligaciones que le impone la Ley Concursal.

La mercantil Frutas y Conservas 1969 (Fruconsa) se convierte en la nueva propietaria al ser la única que presentó una oferta

El administrador designado por el juez para sacar el máximo provecho de los bienes de Cofrusa advirtió en su informe de que Fruconsa no cumplía con todos los requisitos establecidos en el plan de liquidación, por lo que bien se podía rechazar su oferta. Algo que abocaría a pasar a la segunda fase de liquidación y a intentar la venta de bienes por separado (maquinaria, solares...).

Mantener viva la esperanza

Sin embargo, el magistrado razona que desagregar los activos de la compañía se traduciría en que difícilmente podría volver a recuperarse la actividad de la conservera. De forma que, en atención a la situación laboral de la comarca y en aras a mantener viva «la única oportunidad existente» para que se reabra la fábrica, el juez Francisco Cano ha dado el visto bueno a la venta de la compañía al escaso precio de un euro.

Las garantías hipotecarias que la Tesorería General de la Seguridad Social -como acreedora de Cofrusa- tenía constituidas sobre parte de la maquinaria no serán canceladas, se advierte en la resolución.