En cumplimiento de la programación de las Campañas y Operaciones Especiales de vigilancia y control previstas por esta Dirección General de Tráfico para el año 2019,

entre los días 16 y 22 de septiembre tendrá lugar una nueva Campaña de Control Especial sobre Distracciones al volante.

En el año 2018, la distracción aparece como factor concurrente en un 32% de los accidentes con víctimas mortales, cuya causa fue una distracción al volante, principalmente por el uso indebido de teléfonos móviles, navegadores GPS, u otros dispositivos. Por ejemplo el uso del teléfono móvil multiplica por cuatro el riesgo de accidente equiparándolo al de hacerlo bajo los efectos del alcohol.

            Conscientes de que la circulación en ciudad constituye el primero de los escenarios donde el conductor inicia la adquisición de hábitos y costumbres que, con posterioridad, se manifiestan en carretera, consideramos de vital importancia la participación del Cuerpo de la Policía Local del Ayuntamientos en la presente Campaña.

Las distracciones como factor de riesgo: Ideas generales

Se produce distracción en la conducción cuando algún suceso, actividad, objeto o persona, dentro o fuera del vehículo, captan la atención del conductor y la desvían de la tarea de conducir.

Cuanto mayor es la velocidad del vehículo, menor margen de reacción tiene el conductor frente a los imprevistos y más conveniente resulta que se concentre totalmente en la tarea de conducir y trate de evitar las posibles distracciones.

Distracción y velocidad  se convierten así en un binomio que aumenta muy significativamente los niveles de riesgo durante la conducción.

El tipo de accidente más frecuente debido a la distracción es la salida de la vía, choque con el vehículo precedente o atropello.

La evidencia disponible indica que el uso del teléfono móvil convencional durante la conducción aumenta de forma significativa el riesgo de colisión. Según se desprende de las conclusiones del estudio que citamos a continuación, ese riesgo podría ser  entre cuatro y seis veces superior al riesgo en condiciones normales de conducción. (Redelmeier, D.A. y Tibshirani, R.J. -1997).

Marcar un número de teléfono móvil, responder a una llamada telefónica, leer o contestar a un “Whast-App”, encender un cigarrillo, ajustar la radio o el reproductor de CD mientras se conduce, supone apartar la vista de la carretera durante un tiempo, periodo en el que el vehículo circula sin control y pueden surgir circunstancias que provoquen un grave accidente.

Tiempo invertido en realizar determinadas tareas secundarias:

 Fuente: Stutts, J.C., Feaganes, J., Rodgman, E., Hamlett, C., Meadows, T., Reinfurt, D.,Gish, K., Mercadante, M. y Staplin, L. (2003).

Dentro de las causas más frecuentes de distracción podemos citar las siguientes:

Ø  Marcar un número o enviar un SMS o un “Whats-App” por el móvil.

Ø  Buscar y contestar al móvil cuando suena.

Ø  Estar hablando por el móvil.

Ø  Circular bajo los efectos del alcohol.

Ø  Mirar o leer al conducir un diario, un mapa, etc.

Ø  Llevar niños alborotando o llorando.

Ø  Tratar de expulsar un insecto en el coche.

Ø  Fumar al volante

Ø  Utilizar indebidamente los sistemas de navegación o GPS.