Imprimir
Visto: 819
Los agricultores denuncian que se esparcen aerosoles en la atmósfera para evitar que llueva

Los trabajadores del sector están convencidos de que se está alterando el ciclo hidrológico también con ultrasonidos

Una información de C. Heredia

Pedro Guerrero, miembro del Consejo Rector de la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam) y representante del sector de frutos secos de la organización, cree necesario «conocer quién vuela, por qué y para qué cuando esta nublado y va a llover», así como «quién vuela gran altura cuando esta despejado y los motivos por los que se instalan cañones que alteran la presión atmosférica, impidiendo la lluvia en todo el Sureste español».
«Nadie nos contesta por qué esos vuelos realizan trayectorias circulares, no en línea recta, dejando una estela en la atmósfera que no se difuminan y permanecen mucho tiempo en la atmósfera», afirma.

Los agricultores están convencidos de que se está alterando el ciclo hidrológico y no se permite que llueva, utilizando métodos como el uso de aerosoles en la atmósfera o con ultrasonidos. De esta manera, se aumenta la presión atmosférica creando una situación de anticiclón, en lugar de una baja presión atmosférica que daría lugar a una borrasca.

«Se está concentrando las demandas políticas, sociales y agrarias en la necesidad del agua para la tierra de riego, bien sea por pozos o por trasvases, pero nadie se pregunta por qué llevamos años sin que se forme ninguna precipitación proveniente del Mar Mediterráneo, siendo una bolsa de agua tan grande, y permitiendo que las parcelas de secano se rieguen de forma natural».

«La solución de la falta de agua en el Sureste español pasa por que, de una vez por todas, se deje que llueva», ya que «los agricultores están convencidos de que no se deja manipulando el ciclo hidrológico», remarca Guerrero.
Aproximadamente el 65 por ciento de la Región de Murcia es tierra de secano, con un Producto Interior Bruto (PIB) muy bajo en comparación con el que produce el 35 por ciento restante de tierra de riego. A pesar de esto, Guerrero afirma que «el secano también existe», siendo imposible «olvidarnos de los cultivos de secano, que también necesita de esa lluvia y ese agua».

Para Guerrero, «alguien debe saber por qué no se forma ninguna borrasca en el Mediterráneo, ni de una forma normal, ni en forma de gota fría, como sería normal por la evaporación del agua. Los agricultores están convencidos de que se debe a esa actividad aérea que nadie quiere aclarar quién es y a qué se debe». Así, el representante de Fecoam explica que «si no llueve, evidentemente los acuíferos nunca se regenerarán», pero en la cuenca hidrográfica del Segura «por ejemplo se siguen utilizando cohetes antigranizo, cuando están prohibidos».
Además, remarca el hecho de que en los últimos años las lluvias que caen suelen darse por la noche «cuando las aeronaves no pueden volar».

«En los análisis de agua que se están llevando a cabo por los agricultores en zonas fuera de cascos urbanos», añade Guerrero, «están apareciendo altas cantidades de metales pesados», como son aluminio, plata, hierro, bario, estroncio o plomo, «cuando en la atmósfera y en el agua de lluvia no aparecen ninguno de estos metales», estando además las muestras «recogidas de forma totalmente aséptica en lugares alejados de núcleos urbanos e industriales».

Todas estas cuestiones siguen sin respuesta después de que «Fecoam, en representación de las organizaciones agrarias, hayamos mantenido numerosas reuniones» con «dos delegados del Gobierno, en tres ocasiones con dos coroneles distintos de la Guardia Civil de Murcia, con un Teniente Coronel de la Base Aérea de Alcantarilla, con el director Territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Murcia, con el anterior fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia», enumera.

Además, también han mantenido encuentros «con un Comandante de la Guardia Civil de Almería, con un Capitán del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Almería, con un Capitán del Seprona de Granada, con la Fiscal de Medio Ambiente de Granada, o con el Director General y Subdirector General de Aviación Civil en Madrid».
Guerrero afirma que «nadie nos ha dado respuesta a pesar de que los vuelos siguen ocurriendo». También expusieron estas cuestiones a los grupos políticos del Partido Popular, del Partido Socialista, Ciudadanos y Podemos a través de la mesa de trabajo del sector de frutos secos, aunque sin resultado hasta el momento.
Estas gestiones culminaron con una pregunta en la Asamblea Regional a instancias del PSOE, «aunque la Administración autonómica y estatal no ha dado ninguna respuesta». Asimismo, se aprobaron distintas mociones en varios ayuntamientos de la Región, «sin que en este Estado de Derecho nadie nos haya aclarado qué es lo que está ocurriendo a pesar de la gravedad del tema».

Pedro Guerrero pone como ejemplo la visita de S.M. el Rey Don Felipe VI a Caravaca de la Cruz a finales del año pasado, donde había previsión de lluvia, «y el día después aeronaves a baja altura pasaban por toda la zona del Noroeste, impidiendo la lluvia». «Todas las previsiones meteorológicas para el cuarto trimestre del año 2017 daban una precipitación de 200 litros por metro cuadrado, y no ha caído ni una gota, mientras que la actividad aérea, sobre todo a gran altura, ha sido enorme desde Almería hasta Valencia, en días muy puntuales en los que había previsión de lluvia», concluye Guerrero.

Imagen relacionada

Imagen relacionada

Resultado de imagen de avioneta antilluvia